La falta de hora de dormir puede impedirte adelgazar

comer tarde en la nocheLa mayoría de los adultos no satisfacen sus necesidades de sueño. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente un tercio de los adultos estadounidenses informan que duermen menos de la cantidad recomendada por noche. Un estudio de la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que la cantidad promedio de sueño es de sólo 6.7 horas.

Las consecuencias de dormir mal son más que unas ojeras y un exceso de café. Se ha atribuido la falta de sueño al aumento de peso, al debilitamiento del sistema inmunológico y a un mayor riesgo de padecer enfermedades como enfermedades cardíacas y diabetes.

Falta de sueño y aumento de peso.

Si el cuerpo no se recarga con el sueño, esto puede afectar la cantidad que come una persona. Alguien que no descansa lo suficiente puede sentir más hambre y experimentar más antojos, a menudo de alimentos azucarados y salados. La falta de sueño se ha asociado con malos hábitos alimentarios y con refrigerios nocturnos, especialmente en opciones rápidas y convenientes como la comida rápida.

Nuestro patrón de estar despierto y dormido se llama ritmo circadiano y está directamente relacionado con los niveles y fluctuaciones hormonales, incluidas aquellas que afectan el apetito y las señales de hambre. Dormir menos se ha relacionado con niveles elevados de cortisol (que regula el estrés) y grelina (hambre) y niveles reducidos de leptina (que te hace sentir lleno). Cuando estas hormonas están desequilibradas, puede resultar difícil seguir una dieta regular y tomar decisiones más saludables.

¿Cuánto sueño es suficiente?

La regla general para un sueño óptimo es entre siete y nueve horas. Sin embargo, cada persona es diferente. Algunos pueden requerir incluso más (de 8 a 10 horas). Factores como la edad, el sexo y el estilo de vida también pueden afectar la necesidad de descanso de una persona.

Hábitos útiles a la hora de dormir

Si tiene dificultades para cerrar la sesión a la hora de acostarse, aquí tiene algunos consejos:

  • Siga una hora regular para acostarse y levantarse. ¡Sí, incluso los fines de semana! Esto puede ayudar a regular el ritmo circadiano de su cuerpo.
  • Crea un ambiente relajante. Apague todas las luces y asegúrese de que la habitación tenga una temperatura fresca y cómoda.
  • Evite la cafeína antes de acostarse. Considere también mantenerse alejado de los alimentos azucarados, las comidas copiosas y el alcohol.
  • Mueve tu cuerpo. Si no puedes relajarte para ir a dormir, intenta ejercer más energía durante el día con algo de actividad física.

Fuentes: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Institutos Nacionales de Salud