Un final feliz después de un accidente cerebrovascular

03 de junio de 2019
NWTHS - Health News Summer 2019 June

A la edad de 33, Jennifer Jackson estaba en la semana 37 de su segundo embarazo y todo iba bien. De pronto, todo cambió.

"Me sentía incómoda. Es difícil de explicar", dice. Al principio pensó que tal vez era su cuerpo que reaccionaba a la nueva rutina, ya que había dejado de trabajar.  Pero luego comenzó a sentirse peor, así que llamó a sus padres para que fueran a su casa y se quedaran con ella y su hija de cinco años.

Luego de que llegaran sus padres, comenzó a toser muy fuerte y su estado empeoró con rapidez. "Mi madre dijo que caminé de un sillón a otro, me senté y simplemente comencé a hablar entre dientes. No lo recuerdo". Comenzó a salivar, el lado izquierdo de su rostro estaba caído y no podía levantarlo.

La llevaron a Northwest Texas Healthcare System. "Me dijeron que tenía un accidente cerebrovascular isquémico", recuerda. Este es el tipo de accidente cerebrovascular* más común, y sucede cuando hay una obstrucción en un vaso sanguíneo que va hacia el cerebro. "Estaba muy asustada", dice.

Con inmediatos cuidados especializados, se recuperó por completo y su embarazo se mantuvo saludable. "Se aseguraron de que tuviéramos el mejor cuidado y nos hicieron sentir cómodos", recuerda Jackson acerca de su equipo de emergencias. "Quedé realmente impresionada".

Se quedó en el hospital, donde el personal la controló de cerca a ella y a su bebé mientras esperaba por su cesárea que estaba programada para dos semanas después. Estaba preocupada acerca de someterse a la cirugía tan cerca del accidente cerebrovascular, pero se mantuvo fuerte por su familia. "Estaba muy nerviosa", dice. "Sé que Dios me estaba cuidando".

Con el apoyo de todos en Northwest, dio a luz a Cole, un saludable varón, y según dice su experiencia fue maravillosa. Actualmente toda la familia está en perfectas condiciones. Cole está en la cima de las tablas de crecimiento, y mamá ha vuelto a su vida ocupada, sin consecuencias del accidente cerebrovascular. "Todos fueron muy atentos", dice del equipo que la salvó a ella y a su bebé. "Confiaba en todos".

Realice la prueba FAST y salvará una vida

Si sospecha que usted o alguien cercano puede estar sufriendo un accidente cerebrovascular, llame de inmediato al 9-1-1. Cuanto antes llame para pedir ayuda, antes empezará el tratamiento médico. Con las letras de BE FAST, puede hacer una prueba que le permita identificar un posible accidente cerebrovascular:

B = BALANCE (EQUILIBRIO)
¿La persona tuvo una pérdida repentina del equilibrio o la coordinación?
E = EYES (OJOS)
¿La persona perdió la vista en uno o ambos ojos o de repente tiene visión doble?
F=FACE (ROSTRO)
Pídale a la persona que sonría. ¿Un lado del rostro está paralizado?
A = ARMS (BRAZOS)
Pídale a la persona que levante ambos brazos. ¿Uno de los brazos se cae?
S = SPEECH (HABLA)
Pídale a la persona que repita una frase sencilla. ¿Tiene dificultad para hablar o suena extraño?
T = TIME (TIEMPO)
¡El tiempo es crítico! Si ve alguno de estos síntomas, llame al 9-1-1 de inmediato.

*American Heart Association/American Stroke Association®