Controlar la diabetes, evitar las complicaciones

diabetes-advantage
El Centro de diabetes de Northwest Texas Healthcare System, un programa reconocido de la Asociación Americana de Diabetes, cuenta con un equipo multidisciplinario que ofrece educación para el paciente, ayuda a las personas diabéticas para prevenir las complicaciones de la enfermedad y supervisa los planes de tratamiento.
Logotipo de la Asociación Estadounidense de Diabetes
 

Primeros síntomas de diabetes y factores de riesgo

Las personas que tienen parientes cercanos con diabetes y las personas con exceso de peso tienen más posibilidades de desarrollar diabetes. Además, el riesgo de padecer diabetes es mayor en algunos grupos étnicos, incluyendo afroamericanos, latinoamericanos y nativos americanos. Otros factores que podrían incrementar el riesgo de diabetes incluyen la hipertensión y la hiperlipidemia (colesterol alto).

En la diabetes, los niveles de azúcar en sangre son demasiado altos. Los síntomas de los niveles de azúcar elevados incluyen mayor sed y ganas de orinar, visión borrosa, fatiga y pérdida de peso. En algunas personas, los niveles de azúcar elevados podrían provocar infecciones recurrentes, como infección en el tracto urinario, candidosis vaginal o infecciones cutáneas. Sin embargo, muchas personas con diabetes pueden no tener ningún síntoma durante años. Por este motivo, se recomienda que todos los adultos mayores de 45 años se hagan pruebas de diabetes cada tres años. Las personas con diabetes corren el riesgo de sufrir complicaciones que pueden afectar a los ojos, los riñones, los nervios y el sistema circulatorio. Para controlar la diabetes es necesario que los médicos y pacientes establezcan objetivos conjuntos en su tratamiento, tales como regular el nivel de azúcar en la sangre, controlar el peso y cambiar la dieta y el estilo de vida.

Cuidado de los pies en personas diabéticas

Una complicación común además de problemática de la diabetes son las úlceras en el pie, que pueden evitarse generalmente con un autoexamen y realizando un cuidado adecuado de los pies. Pero, si no se tratan, las úlceras en los pies pueden causar infecciones, gangrena y amputación de los miembros inferiores. Con frecuencia, el causante es un traumatismo leve en el pie con una herida que no se cura fácilmente. Las amputaciones producidas por la diabetes representan el 51 por ciento de todas las amputaciones en los EE. UU.

Debido a los problemas circulatorios y a los daños en los nervios de los pies, las personas con diabetes son más propensas a desarrollar infecciones, aunque se trate de una herida pequeña en el pie. Por este motivo, las personas con diabetes deben tratar sus pies con especial cuidado. Siguiendo unos sencillos consejos para el cuidado de los pies, las personas con diabetes pueden reducir notablemente el riesgo de amputación y llevar una vida activa y saludable. Siga estos pasos diarios para evitar las úlceras en los pies:

  • Compruebe si hay cortes, llagas, ampollas o zonas irritadas en los pies. Si hay algo que le preocupa, visite a su podiatra o internista.
  • Lávese y séquese los pies, especialmente entre los dedos.
  • Proteja los pies de temperaturas extremadamente cálidas o frías.
  • Evite caminar descalzo.

Cuando tenga que cortar las uñas de los pies:

  • Corte las uñas rectas y solo si puede ver bien.
  • Si no puede ver bien o si las uñas de los pies son gruesas o amarillentas, visite a un podólogo.
  • No corte las esquinas de las uñas.
  • No corte las durezas o callos.

Cuando visite al médico, pídale que:

  • Examine sus pies descalzos en cada visita.
  • Revise si tiene sensibilidad y pulso en los pies al menos una vez al año.
  • Le enseñe cómo debe cuidar sus pies.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética hace referencia a un conjunto de problemas oculares que las personas con diabetes podrían padecer como complicación de la enfermedad. Todas ellas podrían causar pérdida grave de visión e incluso ceguera. La forma más común de enfermedad ocular asociada a la diabetes es la retinopatía diabética, en la que el daño a los pequeños vasos sanguíneos como resultado de niveles de azúcar elevados podría provocar ceguera. Casi la mitad de las personas con diabetes desarrollarán algún grado de esta enfermedad a lo largo de su vida.

Si usted padece diabetes, haga que le revisen la vista al menos una vez al año. Durante el examen se deben dilatar los ojos para que el oftalmólogo pueda ver con más claridad el interior del ojo con el fin de detectar signos de la enfermedad. Afortunadamente, la retinopatía diabética se puede tratar. Su oftalmólogo podría sugerirle la cirugía ocular con láser, que se ha demostrado que reduce el riesgo de pérdida de visión grave.

Buscar médico

Si desea programar una cita en el Centro para la diabetes de Northwest Texas Healthcare, llame al 806-354-1201. Para buscar un médico afiliado a Northweast Texas Healthcare System, comuníquese con nuestro servicio gratuito de referidos médicos al 800-887-1114.